Desarrollar un proyecto de rehabilitación, es resolver las necesidades y objetivos particulares para el cliente, ya sea devolviendo el estado original o modificando el mismo para acercarnos más a las necesidades requeridas.

Una obra de rehabilitación es una obra que, a diferencia con la obra nueva, no da lugar a la construcción de un nuevo edificio, si no que se actúa sobre los ya construidos, todo ello con independencia de que haya habido o no demoliciones parciales.